Robótica: una herramienta para la educación.

Algunos años atrás, hablar del término “robótica” sonaba como algo futurista y combinarlo con la educación parecía algo muy difícil de alcanzar, pero ese futuro que se vislumbraba lejano ahora es nuestro presente.

La robótica educativa es un sistema de enseñanza multidisciplinario donde niños y jóvenes aprenden a desarrollar habilidades para la construcción de soluciones útiles en áreas relacionadas con la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, que son de vital importancia para la educación y el fortalecimiento del pensamiento lógico.

Desde pequeños los niños tienen una curiosidad innata, les encanta explorar los objetos y jugar a construir cosas nuevas.  Hoy en día con la influencia digital están más expuestos a la tecnología y se aviva aún más esas ganas de descubrir y aprender.  Todo eso hace que los modelos educativos tengan que evolucionar para sacar el mayor provecho de toda esa energía creativa estimulando el aprendizaje cognoscitivo.

Existen diversas formas para integrar la robótica dentro del sistema educativo, una de las más comunes es a través de asignaturas extracurriculares o en actividades prácticas, como talleres, que se adapten al nivel y la edad de los alumnos.

Algunos de los beneficios que ofrece trabajar con esta herramienta de aprendizaje son los siguientes:

· Motiva a los estudiantes a construir, programar, razonar de manera lógica.

· Propicia el trabajo en equipo.

· Promueve la experimentación y el autodescubrimiento.

· Desarrolla la creatividad y el intelecto.

· Estimula la inteligencia lógico-matemática.

· Acerca y familiariza a los alumnos con la tecnología.

Sin duda, la robótica educativa puede llegar a ser una gran herramienta pedagógica, que se puede mezclar con actividades que generen diversión y aprendizaje.