Aprendizaje centrado en el alumno

¿Quién es el  protagonista en las aulas de clases? Los alumnos, por eso la educación moderna se ha enfocado en métodos de enseñanza donde se da un especial énfasis a la participación de los estudiantes.  Los docentes juegan un papel orientador y de guía, en lugar de solamente impartir instrucciones y conocimientos que se deban seguirse al pie de la letra.

El objetivo principal es que los alumnos desarrollen capacidades intelectuales que les permitan resolver problemas, responder a las preguntas, formular sus propias preguntas, discutir, explicar, debatir, o crear una lluvia de ideas, para que aprendan de forma práctica y puedan desenvolverse con mayor seguridad en su vida personal y profesional.

La comunicación en este tipo de aprendizaje es bidireccional profesor-alumno y alumno-profesor, porque se incita a la participación, a que el alumno aprenda a aprender, que pueda razonar, investigar, deducir y sintetizar teniendo la guía de un docente orientador.

A continuación les presentaremos algunas ventajas de esta forma de enseñanza:

·         Involucra a los estudiantes en el proceso de aprendizaje

·         Promueve el trabajo en equipo

·         Estimula el pensamiento crítico

·         Fomenta el intercambio de ideas y el respeto a las opiniones

·         Propicia la reflexión y autoevaluación de los conocimientos adquiridos

·         Contribuye a la seguridad en la toma de decisiones

·         Forma estudiantes con mayor motivación por aprender

Hoy en día hay que buscar las formas de explotar las potencialidades humanas,  para eso la educación debe evolucionar tomando en cuenta las necesidades de la sociedad y formando estudiantes integrales con habilidades cognitivas que le permitan desenvolverse en el mundo moderno.


Revisa nuestro artículo ¿Es necesario el diseño 3D en la educación?