Competencias del docente del siglo XXI

Adaptarse a los nuevos tiempos es un deber de todo buen profesional. Los docentes no pueden quedarse atrás, ya que ellos tienen en sus manos la responsabilidad de  formar las generaciones del futuro.

La tecnología brinda herramientas para apoyar el proceso de enseñanza, los estudiantes quieren ser escuchados, las aulas de clases deben ser ambientes propicios para la interacción y se debe despertar la emoción por el aprendizaje. Hay una serie de factores que se conjugan y presentan un desafío para quienes imparten educación.

Para ayudar a entender todo el panorama, a continuación vamos a explicar brevemente las principales competencias que deben desarrollar los educadores para enfrentar los retos del siglo XXI:

Hacer uso de la tecnología:

Utilizar los beneficios de los avances tecnológicos en materia educativa es importante en esta era. Esto ayuda a compartir información, mejorar la comunicación fuera del aula y del horario de clases. Actualmente, las aplicaciones y programas son desarrollados de manera amigable y fácil de entender, por lo cual no se requiere ser un experto informático para estar a la vanguardia.

Enseñar de manera personalizada:

Cada estudiante es diferente, tienen habilidades particulares, quieren sentirse incluidos y reconocidos, por lo tanto, el docente debe estar en la capacidad de distinguir el potencial de cada uno de sus alumnos y explotar sus talentos.

Orientar y motivar:

El docente debe ser una guía para despertar las ganas de aprender de sus estudiantes, y hacer que ellos sean quienes busquen información para compartir y discutir en el salón de clases. 

Globalizar el aula:

Actualmente gracias a la tecnología las distancias se acortan y se puede conocer más acerca de otras culturas y geografías.  Aplicaciones como Google Earth, son de gran utilidad para visitar lugares sin salir del salón de clases. Otra manera de utilizar esta competencia es aplicando la Realidad Virtual, donde el aprendizaje cambia de pupitres y espacios cerrados por un ambiente mucho más intenso donde las sensaciones y experiencias están apegadas a la realidad, la cual ayudará a los estudiantes a retener de manera más efectiva nuevos conocimientos.

Ser innovador:

En el pasado quedaron las largas horas donde se dictaban clases y el profesor era el protagonista. Utilizar diferentes dinámicas que involucren el trabajo participativo y colaborativo. 

Es importante tener presente que en el mundo moderno, donde la pauta está marcada por el cambio continuo, los docentes deben ser capaces de adaptar su práctica educativa y sus metodologías en función a los objetivos de aprendizaje actuales, los cuales son cada vez más exigentes y requieren mantenerse actualizado para contribuir a la formación de un profesional integral en diversas áreas del conocimiento.

Con nuestras capacitaciones docentes podrán formarse de manera innovadora paras las competencias del siglo XXI. Conoce más en http://knowledge.com.pa/capacitacion-docente/