Desarrollando el Pensamiento Científico en las Nuevas Generaciones

El Método Singapur como estrategia de enseñanza ha dado muy buenos resultados en el proceso de aprendizaje de las matemáticas y la ciencia, debido a que  invita a los estudiantes a explorar y encontrar soluciones, creando un ambiente de colaboración y desarrollando el pensamiento crítico.

En el área científica se busca que el alumno investigue, el aula de clases se convierte en un laboratorio de experiencias y sensaciones que aseguran la comprensión y retención de los conocimientos.

Para garantizar el éxito en el proceso de enseñanza-aprendizaje en las clases se debe aplicar el “Modelo de las 5E” el cual explicaremos a continuación:

  • Enganchar: estimular  la curiosidad del alumno y evaluar su conocimiento inicial respecto al tema.
  • Explorar: desarrollar actividades que generan ideas y preguntas, y así diseñar y realizar una investigación preliminar.
  • Explicar: la buena comunicación es clave para guiar a los alumnos con el propósito de comprobar la comprensión de los conceptos.
  • Elaborar: buscar incentivar a los alumnos para que apliquen los conceptos aprendidos en nuevos contextos, de esta manera se amplía la comprensión de los conocimientos.
  • Evaluar: resumir significativamente las ideas principales y revisar formalmente la comprensión de conceptos.

Aplicando esta metodología se obtienen muchos beneficios que van más allá de simplemente adquirir nuevos conocimientos.  Entre ellos se pueden mencionar:

  • Desarrolla la comprensión  a través de un enfoque de enseñanza progresivo, basado en la práctica.
  • Promueve el aprendizaje mediante la indagación y el descubrimiento.
  • Estimula las capacidades de razonamiento, investigación y pensamiento científico.
  • Ayuda a entender la ciencia aplicada desde la vida cotidiana.
  • Contribuye a desarrollar la habilidad de trabajar en equipo.