¿Es necesario el diseño 3D en la educación?

La tecnología avanza a una velocidad imparable, sin embargo, la educación en Latinoamérica no se va adaptando al mismo ritmo. En países europeos los programas educativos incluyen materias especializadas en la enseñanza del diseño digital y en tres dimensiones (3D), debido a que estás áreas son muy necesarias en diversas disciplinas del campo profesional.

El diseño 3D es un recurso didáctico que ofrece una variedad de oportunidades basándose en una metodología de proyectos que logra conectar con los estudiantes, consiguiendo mejorar el rendimiento académico y su motivación educacional.  Al ser innovadora y atractiva plantea nuevos retos en el aula lo que hace que tanto alumnos como maestros desarrollen nuevas habilidades.

Los estudiantes se pueden beneficiar del uso de la impresión y del diseño 3D de maneras diferentes. Por un lado, adquieren conocimientos sobre nuevas tecnologías, ya que las aplicaciones en 3D son cada vez más comunes y esto conlleva profundos cambios que impactan la forma tradicional de muchos procesos. También, gracias a este recurso, es más fácil la visualización y explicación de teorías complejas, haciendo que el aprendizaje sea más sencillo.

Una de las grandes ventajas que ofrece tener conocimientos en diseño 3D es que estimula la comprensión y la lógica espacial. También sirve como una herramienta de exploración para el desarrollo de la creatividad y estimula a que los alumnos piensen y creen soluciones reales.

Si queremos que nuestros niños y jóvenes estén preparados para los retos la vida laboral, deben tener una educación integral que incluya herramientas tecnológicas que serán parte de su vida en el futuro.