Los niños y la lectura


“El que ama la lectura, tiene todo a su alcance”.

– William Godwin

Involucrar a los niños en el mundo de la lectura fortalece sus capacidades de comunicación desde muy temprana edad. Aún antes de que aprendan a hablar correctamente, cuando se estimula el aprendizaje mediante el uso de libros didácticos o cuentos, ellos comienzan a relacionar y conocer las letras, los números, las figuras y los colores. Con el paso de los años, la lectura se va perfeccionando permitiendo descubrir un sinfín de información para aumentar sus conocimientos e inteligencia.

La lectura también permite el desarrollo de la imaginación y la creatividad. En los primeros años es muy común que los niños se interesen por escuchar cuentos infantiles que los diviertan con mágicas aventuras, donde también se enseñan valores humanos. Además, esto hace que amplíen su vocabulario y asocien el significado de las palabras.

Los niños que se familiarizan con los libros tienen mayor facilidad para aprender a leer y a escribir, incluso antes de entrar en la edad escolar, para ello es importante que se propicien actividades donde puedan interactuar y sentirse motivados a adquirir hábitos de lectura. Hay algo que es importante resaltar y es que no solamente el niño debe saber leer para poder comunicarse adecuadamente, sino que también es fundamental desarrollar el análisis y comprensión lectora, por esta razón es recomendable hacer preguntas que determinen si entendió el mensaje de la lectura o si lo interpretó de la forma correcta.

Los adultos son los responsables de inculcar buenos hábitos en los más pequeños por eso deben apoyarlos en su educación integral incitándolos a leer para estimular su curiosidad y que ellos mismos descubran nuevos conocimientos que serán de gran utilidad durante toda su vida.



2 comentarios

Deja un comentario