Manejo de la voz en el aula

La voz es una de las herramientas principales de trabajo que tienen los docentes.

Una buena expresión oral es esencial para captar la atención de los alumnos y que asimilen mejor la información que se quiere impartir.

A continuación, mencionaremos algunos consejos para el cuidado y buen uso de la voz en clases:

• El ritmo y la velocidad del habla debe ser moderado, ni muy rápido porque no se entendería, ni muy lento porque puede provocar aburrimiento.

• El tono de voz debe adecuarse al espacio de la clase, debe ser lo suficientemente alto para que todos los presenten oigan, pero sin llegar a gritar o forzar la voz, pues es altamente perjudicial.

• Haga las pausas y entonaciones correctas.

• Pronuncie las palabras completas y correctamente, con buena acentuación y evitando las abreviaturas del lenguaje informal.

• Hable siempre de frente a los estudiantes, con suaves movimientos del cuerpo y la cabeza, dirigiendo la mirada a la cara de los presentes.

• Evite el uso de “muletillas” o repetición de palabras.

• Mantenga una posición corporal erguida, pero no muy tensa, sintiéndose cómodo de mover las manos naturalmente para darse a entender.

• La buena respiración es fundamental, al hacerlo, utilice el diafragma y no los hombros. Tómese unos minutos para hacer ejercicios de respiración.

• La entonación de la voz debe siempre demostrar seguridad y ser agradable. No debe transmitir sentimientos personales como ira, tristeza o alegría excesiva.

• Si hay ruido en el ambiente, debe hacer una pausa y esperar que haya silencio o que disminuya para continuar.

• Beba agua a temperatura ambiente pues promueve la hidratación de la laringe y las cuerdas vocales.

• Evite tomar bebidas muy frías o muy calientes mientras esté usando la voz.

• Evite los caramelos a base de menta mientras use la voz pues resecan la laringe.

• En caso de enfermedad, es preferible tomar reposo. Un ataque de tos, estornudos o disfonía afectan la voz y hace que se pierda la atención de la clase.