¿Por qué es importante estimular la creatividad en el aula?

Los seres humanos tenemos capacidades de adaptación y desarrollo que van ligadas muy de cerca con la creatividad. Esta cualidad es clave para el progreso, pues con su aplicación se pueden lograr soluciones constructivas y generales que pueden promover el bienestar social en muchos ámbitos. 

Una persona creativa encuentra las herramientas para solucionar situaciones diversas y afrontar los problemas y retos de forma diferente, este atributo hace que el estímulo de la misma sea tan vital para un niño como cualquier otro derecho. 

Dentro del aula, la creatividad debe iniciar por el propio docente, quien debe encargarse de emplear técnicas didácticas que involucren a los niños e impliquen una visión favorable del proceso de enseñanza. Mientras más temprano se comience a incentivar la creatividad, los resultados serán más positivos y los maestros que se acerquen a plantar esa semilla, dejarán una huella en los niños a lo largo de sus vidas.

Ventajas de la creatividad 

El punto de convergencia entre lo real y lo imaginario se llama creatividad. Esta es una ventana hacia el autodescubrimiento y hacia el desarrollo de la personalidad, así como también al manejo de emociones, que puede traer consigo el valor agregado de: 

  • Forjar una mejor autoestima y una mejor visión del ser. 
  • Aumentar el nivel de conciencia propia. 
  • Enriquecer la capacidad de relacionarse socialmente. 
  • Mejorar las habilidades comunicacionales. 

La tarea de impulsar la creatividad no tiene que ser compleja. Existen estrategias prácticas y lúdicas que pueden facilitar esta transformación. Con actos sencillos como solo consultar las opiniones de los alumnos, los docentes ya estarían generando el estímulo y fomentando su autonomía. 

La escritura o narración de cuentos, el momento de pintar y los trabajos manuales son ejercicios ideales para saltarse la norma y darle rienda suelta al potencial de crear cosas asombrosas que tienen los niños.  

Enseñar tolerancia y gratitud es otro elemento aislado que funciona como estímulo a la capacidad creativa, siempre bajo la orientación de un maestro o tutor.