El apoyo de los padres en situaciones de burla a sus hijos.

Los niños pueden ser vulnerables a burlas y retos en casi cualquier lugar y es un suceso muy difícil de prevenir. Una de las acciones que se puede tomar para prepararlos a esto es educarlos desde muy pequeños a ser nobles, respetuosos y sinceros para que no se conviertan en “burlones” y a tener la entereza para hacer caso omiso a las palabras agresivas que les dirijan.

No es una tarea fácil proteger a los más pequeños del “bullying” y muchas veces los padres no van a poder estar allí en el momento de la burla, pero sí pueden enseñar a los niños a manejar esos dolorosos y tensos momentos a través de la inteligencia emocional. 

Es común que los niños se molesten ante una burla, por ello los padres deben ser forjadores de confianza y comprender los sentimientos de sus hijos, sentarse con ellos y poner en práctica ciertas técnicas para evitar sentirse mal. Algunas de las acciones que recomendamos a los padres serían:

  • Enseñarles su valor: transmitirles con positividad y afecto el mensaje de “tú puedes”, es algo mucho más importante de lo que muchos consideran. Crearle al niño seguridad en el.
  • Enseñarlos a medir sus reacciones: si los niños ven reacciones exageradas de sus padres ante cualquier situación, es normal que repitan esos patrones. En el caso de las burlas, la mejor forma de sobreponerse a ellas es ignorarlas, por eso los padres deben demostrarles cómo ser indiferentes ante estas situaciones.
  • Enseñarlos a no victimizarse: los niños no pueden controlar las burlas; sin embargo, ellos son capaces de controlarse y no victimizarse, de modo que no se conviertan en un blanco mayor. 
  • Enseñarlos a respetar a los demás: “no porque alguien diga o haga algo malo tú vas a hacer lo mismo”. Los padres están en la obligación de inculcar el valor del respeto y la tolerancia a los niños, para que no repitan los malos comportamientos y se conviertan ellos en los burlones. 

Las burlas son prevenibles dentro de un entorno de cooperación, por eso padres, profesores y cualquier adulto que forme parte del día a día de un menor, debe colaborar en construir espacios de respeto y comodidad, donde las diferencias sean aceptadas y bien tratadas entre todos. 

-”Nunca seas maltratado en el silencio. Nunca te permitas a ti mismo ser una víctima. No aceptes que nadie defina tu vida, defínete a ti mismo”.-Tim Fields.